Premio 2005
CENTRO DE OCIO Y TURISMO . San Javier
descripcion fotos
X1XWODK1fN 0XTOgfseqo UJNbWCpPG5 gfm19iU4ab Gql51EmfxQ dpzMoBtrOy 6fFG7dNw0b AlaIiPkL52 nORZpzvH92 Z1EoCNanLj F03eu12XmL
Arquitecto:Manuel Ródenas López - José María López Martínez / Promotor:Mancomunidad Turística del Mar Menor / Constructor:Obralía Sureste / Arquitecto técnico:Patricia Gabarrón Sánchez / Colaborador:Fernando Bastida - Fran Cascales - María Jesús Muñoz - Edith Aroca
"¿Dónde está la cultura? ¿Dónde está la aventura?
Que no se vayan las ganas de travesura
Donde están todas esas cosas que sin envolverlas ya eran preciosas
Donde está ese color que un día me enamoró, se ha fugado con algún talonario¿.
Pastora

1 Reciclar el Paisaje.
Se nos propuso por parte de la Concejalí­a de Turismo de San Javier una consulta sobre posibilidades para eliminar la estacionalidad en el turismo en Santiago de La Ribera.

La estrechez de los pasos peatonales y de la franja de arena que conforma la playa imposibilitaban cualquier actuación. Plantear la antigua estrategia de los balnearios adentrándonos en el mar se convertía en un farragoso proceso legal. Pero nos quedaban unos colectores de pluviales que sin quererlo estaban estratégicamente bien situados y en una posición privilegiada mitad en la arena, mitad en el mar. Este análisis de las playas de La Ribera nos hacía pensar que la mejor técnica de intervención era la de el reciclaje. Esta condición dotaba a los colectores como plataformas ideales para nuestra propuesta y el programa de necesidades de la Concejalí­a.

Se planteó la construcción del Centro de Ocio como pieza centralizadora de diversas actividades de ocio y educativas que no tenían que darse necesariamente en su interior. Pieza contenedora de actividades y plataforma de reactivación de la imagen y promoción turísticas de la zona que nace como posible germen de otras actuaciones, en otros lugares, con idéntica lectura.
Se partió de un programa ambiguo y elástico atado por una terraza: tienda-info, aulas, aseo y bar, para desarrollar actividades deportivas, aula de la naturaleza, y centralización de todas las actividades que se desarrollan en la playa.

La feliz aparición de un proyecto de paseo marítimo, tan de moda últimamente, acabó con el reciclaje y la estacionalidad.

2 En un lugar de La Manga...
Con esta película Manolo Escobar inicia su estrellato acompañado de su canción ¿Mi carro¿. Tal y como se aprecia en la película La Manga era un lugar maravilloso, casi paradisíaco. Arquitectónicamente en su etapa estelar, dunas de arena y dos mares, acompañando a Bonet Castellana.
Esta película marca el inicio de la vulgaridad y la especulación, donde a Manolo Escobar le robaron ¿su carro¿ y al resto para siempre el paisaje.
Por fin un nuevo emplazamiento y un presupuesto de 60.000 euros.

El emplazamiento propuesto se presenta como una ¿tierra de nadie¿, sin delimitar, donde la existencia del mar a ambos lados constituye la única certeza. El intenso sol, la suave brisa y una soledad impuesta por el entorno acaban por dibujar unos condicionantes que la pieza debe asumir y resolver.

Fuera, un contenedor troquelado orientado hacia los dos mares, compuesto por un armazón de acero galvanizado preparado en taller y una carcasa protectora y permeable de panel fenólico, reservan un espacio en cuyo interior puede cristalizar el programa.
Dentro, una piel de vidrio y vinilo de color abraza las estancias adaptando su forma a las necesidades de cada uso.

El ritmo de la estructura facilita su ejecución. La colocación del panelado, en piezas moduladas pero repartidas de forma aleatoria en todas las caras, facilita una lectura más permeable y menos rígida de la pieza. En una de las caras, el panelado se ¿densifica¿ en un extremo, marcando el acceso y sirviendo de soporte al programa de actividades, rótulos, etc...

El juego de luces y sombras producido por esta piel, la iluminación y el color elegido, remiten a la feliz psicodelia de los sesenta que aparece también en la tipografía del rótulo.