Premio 2005
VIVIENDA PARA DOS COLECCIONISTAS . Los Alcazares
descripcion fotos
VSYZz3Ysml 8fFCeu0Oh8 bhrbEj1072 xITjx7qUph lIXYgMEaHq e4PWPiS4hS YG5o2pg2eZ daMCcgUMyl
Arquitecto:Javier Peña Galiano / Promotor:Avelino Marín Meroño / Arquitecto técnico:Luis Fernando Perona - Miguel Ángel Cárceles / Colaborador:Antonio Abellán - Oliver Köning - Lola Jiménez
Unas de las pocas cosas en la que aparentemente los arquitectos coinciden a lo largo de los tiempos, es en la dificultad de la creación de una vivienda unifamiliar, entendida como un traje a medida; por lo tanto es un pulso tenso entre propietario, un personaje específico que trata de solucionar necesidades diversas (personales, sociales, públicas, privadas, emocionales, ¿.), y arquitecto que trata de crear un programa arquitectónico con capacidad propositiva, más allá de la cultura consolidada del habitar.

Ha sido un proceso largo, en el que llevamos ya cinco años, que comenzó con la búsqueda de un lugar donde asentar este "centro logístico" en un entorno  de trayecto en coche de veinte minutos máximo respecto a sus trabajos, y en el que seguimos a día de hoy colocando la colección y el amueblamiento, hablando con diferentes artistas¿ disfrutando del tiempo.

Casi daría para una novela, más que para una memoria de arquitectura, la cantidad de acontecimientos, problemas, sorpresas, descubrimientos, pruebas y muchos errores que han surgido en este recorrido, sin embargo me parece interesante recuperar este correo electrónico enviado en Mayo de 2001, al inicio de la estructura, como puesta en orden antes de comenzar el jardín:

LA ACUPUNTURA COMO PAISAJE
Este  escrito surge con el fin de explicar la situación actual de la vivienda y sobre todo del jardín, a raíz de la llamada que hizo Avelino para comprar unos olivos centenarios: cuáles son los factores que lo articulan. 

Entorno
La  definición del territorio: yermo, escaso y seco; donde la distancia con el mar le hace muy abstracto, cósmico, una relación topográfica llana. La única norma que podría uno sacar es la relación con el sol, tal como la realizan las arquitecturas rurales que conforman el campo de Cartagena. 
La parcela es bastante grande y está pendiente de una futura reparcelación de los terrenos, no urbanizables, y que muy probablemente  en breve sea absorbido por terrenos próximos urbanizados (Lomas del Rame).
Sería interesante plantear el Jardín desde la idea de proximidad y mantenimiento del territorio.

La casa
Es el prisma que más o menos conocemos ya: espacio único que contiene las diferentes colecciones (pintura, dibujos, escultura) escalonado desde la cubierta (para esculturas de gran formato) a través de un recorrido en espiral capaz de recoger diferentes acontecimientos, almacenaje expositivo y miradas diagonales que intuyen las múltiples posibilidades de uso de este espacio: reposo, estudio, música de cámara, declamación, degustaciones, catas, fiestas, proyecciones multimedia, instalaciones... 
Con una estructura territorial semejante a las torres-granja de colonización (como la del Rame, el Negro, etc.) en las que aljibes, corrales y almacenes conforman una base de la cual emergen unos prismas masivos, almenados o perforados por palomares. 

Tiene un zócalo en su parte inferior, que contiene el programa menudo: la piscina y el gimnasio además de lo que serían las habitaciones y estar-cocina de invitados o familiares, desde el cual y siguiendo la trayectoria de dichas piezas se abren patios que quedan definidos a media altura, aproximadamente a un metro cuarenta respecto a la rasante del terreno, produciendo una relación semiexcavada con el exterior.

La transición entre esos patios exteriores, que se encuentran a la misma altura que las habitaciones, y el terreno se produce a través de unas rampas, planos inclinados que una vez ajardinados dan desde el interior de las habitaciones una visión similar a la que tendríamos si tuviéramos próxima una montaña o una pequeña loma con tratamiento vegetal, disolviendo la sensación de estar semienterrados.

Texturas
Habría diferentes tipos de superficies entre el interior y ese exterior sin cualificar que forma el territorio, y que en parte queda dentro de la parcela. 
Esas superficies exteriores a cota de las habitaciones y gimnasio, es decir, a -1,40 del terreno original son horizontales, suelos sin vegetación formados por gravas blancas, que actúan como drenajes o lugares secos y como estancias donde uno puede sacar una silla para leer un periódico o tomar el sol.

Los cuatro patios son temáticos, en función de su orientación y tamaño: cactus y xerofí­ticas en el de sur (vuestro dormitorio), palmeras en el de invitados (es más amplio y funcionarían bien las sombras arrojadas de la tarde en muros y suelos), olivos en el de Oeste  ¿van al gimnasio los olivos?, y diferentes especies de sombra en el de norte con dychondra repens en el talud (más fresco y umbrío).

En estas superficies podrían aparecer unos arboles de condición menuda, que vayan marcando también, mediante su proximidad, unas relaciones de cambio de color, de cambio estacional entre el jardín y el interior.

Desde estos patios hay una superficie inclinada que debería estar más ajardinada, en sentido más clásico. Una superficie de herbáceas que sea verde y tupida que esté bien regada y que transmita idea de frescor, con diferentes alturas de siega. 

Sería muy interesante la posibilidad de comprar esos olivos centenarios ya que nos va permitir que el jardín tenga diferentes edades desde el inicio, es decir, que aparezcan desde arboles que ya están cuajados hasta plantas que están creciendo. Con lo cual siempre el jardín se va a ver ya desde el principio acabado y por otro lado creo que el olivo es un árbol adecuado para el entorno, que es transplantable y que hay una posibilidad de éxito en su transplante y que por otra parte tiene unas cualidades formáceas y expresivas muy potentes.
Se podrían ir buscando otros arboles para ir situándolos en este plano de grama verde adaptados a este medio seco que vivimos como palmeras o la colección de cactus que tenéis.

Paisajes contenidos
Estos planos inclinados tienen en sus bordes unos muros de hormigón con una altura variable, en la que aparecen huecos de distintas medidas.
Esos muros arrancan con unos perímetros ortogonales vinculados a la vivienda pero enseguida se van deformando y van tomando unas trayectorias curvas que luego continúan con trazados vegetales o caminos de piedra u otros elementos de colonización. 

Este "formateo del paisaje"  también se va a dar desde el interior de la vivienda a través de las mellas en la trama cerámica de bardos, generando visiones múltiples de paisajes únicos y aparentemente monótonos en formatos de 7:1 a 1:1. Este proceso se repite de forma similar con el agua de la piscina, recortada, fotografiando su actividad y luz desde la sala de aguas y el vestí­bulo.

Desde el exterior el prisma cerámico trata de atrapar también el cielo (como los grandes secaderos de pescado que existían cuando eramos pequeños por aquí). Tenemos tres cielos: el real, el pintado del aislamiento y el reflejado en los vidrios.

Colonización
La idea es que ese terreno que está a cota cero con piedras, cardos y malas hierbas,  siga siendo así y lo único que sobre él se va a hacer es un ejercicio de acupuntura, como agujas sobre un cuerpo sobre el cual vamos a ir clavando unos elementos vegetales y otros arquitectónicos incluso tecnológicos.

Esas agujas podrían ser elementos similares a los que contiene el terreno pero organizados de  otra manera, como tramas de piedra, de romero, de tomillo que al cortarse aparecen o desaparecen permitiendo generar estancias o pasos, caminos. Ordenados en la parcela la casa tendría olores distintos en función del viento que sople.
El plantar aromáticas o algunos arboles grandes de hoja caduca y perenne estaría en función de las perspectivas desde el interior de la casa, actuando como tapones visuales a cota baja y sobre todo desde la terraza a cota + 1,40. Por lo tanto deben situarse cercanos a la valla de manera que la distancia entre el observador, en el interior de la casa y los árboles permitan generar una sensación de distancia.

Los elementos arquitectónicos serían: 
-La utilización del terreno, la subida o acumulación del terreno restante para generar una pequeña loma, que estaría en la parte sur del jardín, doble con un pequeño istmo, complementada con otra quizás en la zona norte que constituyen dos suaves transgresiones de la horizontalidad del paisaje.
-Las vallas y el camino de acceso rodado, así como los muros de la piscina que, con la vuelta al exterior del gresite azul y el rebosadero horizontal, ponen en valor esta lámina de agua pensada para nadar, como un reflejo activo de la casa.
El tercer elemento del que hablábamos antes,  son las instalaciones, la posibilidad de colocar algunos elementos tecnológicos que cualifican el terreno. Podrían ser elementos de fibra óptica o lámparas que dieran también lugares de visión durante la noche. La imagen de las constelaciones estelares como agrupaciones de masa de luz, darían distancia y medida.
Aparte de la iluminación creo que podría ser interesante la colocación de placas solares orientadas al sur y que fueran elementos recolectores de agua caliente para la piscina en invierno. Aunque también podrían valer para el abastecimiento de agua caliente para la casa tanto en invierno como en verano, sin hacer un gasto de energía y convertirse además en elementos de cualificación como esas agujas de acupuntura que jalonarían el territorio.

El cuarto elemento podrían ser unas instalaciones artísticas como el caballo que tiene que hacer Xavier Mascaró y que jalonasen ese territorio yermo con actuaciones puntuales.

Otro lugar importante sería la solera de acceso (como un terreno mixto con prefabricados de hormigón y hierba), que se plantea como vestí­bulo exterior, donde está el acceso a la casa, se ve el delante y el de detrás de la misma, la parte norte del jardín y todo lo que forma  al Sur.

Conclusiones
Sería un jardín muy controlado que responde funcionalmente a unos conceptos básicos, intención de vistas y de relación con la arquitectura a través de planos inclinados que buscan dar continuidad entre el interior y el exterior. 
Es económico: con poco gasto de agua y mantenimiento, baja ocupación del suelo y la posibilidad de disfrutar el jardín desde el minuto cero en que empiece a funcionar la casa,  como lugar acabado, en crecimiento pero pensado. Que no queda al azar. En ese sentido la compra o búsqueda de algunas especies de plantas como esos olivos es interesante. Del número que haya se dispondrá.

Otra reflexión importante es que el jardín es muy importante para plantear la idea primigenia de la casa, un pequeño centro de vuestro universo.
El partir de una forma rectangular  y cúbica que luego se va abriendo y se va deformando desde su ortogonalidad a esas curvas que va generando el jardín, que pueden ser parábolas o  hipérbolas, trayectorias infinitas.
Se abren desde esa sensación controlada y propia que es una vivienda (un centro de referencia) a un mundo abierto y roto, caótico, por eso se hace tan necesario el acabar el jardín para completar la casa, la casa no vale sin jardín y el jardín  forma parte del programa de la vivienda.

Esta carta es probablemente incompleta y no narra la especulación estructural, constructiva, energética y electrónica que se ha realizado para esta casa, aunque creo que el video y los dibujos son suficientemente expresivos del valor proyectual que todas estas investigaciones han tenido antes y durante la construcción. También me parece insustituible la visión en el sitio de la Arquitectura más allá de los medios con los que contamos, sobre todo en esta obra a-escalar y de múltiple sensorialidad....
Murcia, enero de 2004