Mención 2005
LOCAL PARA OFICINAS CASA DE LA ERMITA . Jumilla
descripcion fotos
V7uNDeBTeJ DTnwph7Gjb JSETIa9FdG QFCNSOGxkP aFsM43uqjW J45AmnGc0Y L5GQhS0OXz Ex0Nw0mSqa XI0NCNVl7N 44zhQeWkmm yGupOcVASA RYyfy9J3Cs
Arquitecto:Enrique Nieto - Fernando de Retes / Arquitecto técnico:Patricia Gabarrón / Colaborador:Carlos García
1. Se trataba de preparar un local para albergar la sede administrativa de Casa de la Ermita, grupo vitiviní­cola en expansión que decide en un momento dado desmarcarse de sus competidores en Jumilla, al extender su apuesta por la calidad también al espacio físico que les acoge y representa.

2. Los programas terciarios pueden ser sumamente simples en sus necesidades y relaciones: Ventilación, iluminación, tecnología... En este caso se pedía únicamente situar a un grupo de 15 personas sin ninguna jerarquía entre ellos, junto a unos programas menores de sala de catas, archivo, sala de juntas, etc...

3. Nuestra propuesta arranca de las posibilidades expresivas que ofrece el par continente-contenido en el mundo de los vinos, y las diferentes maneras con las que la botella y el líquido manejan la información. El vino es el depositario de una tradición milenaria, absorbe información, pero tiene una imagen ainformacional, inexpresiva. Por el contrario las botellas aportan poco al vino, pero son los que transmiten toda la información codificada a través del propio envase, de las etiquetas y de la imagen gráfica entre las distintas marcas. El vino es informe, pero las botellas proporcionan una forma estable ... Al final es la piel la que tatúa, la que fija, y la que otorga precisión instantánea al líquido que contiene. 

4. Se propone así una agrupación de programas indiferenciados envueltos en unas pieles que informan de la actividad que contienen. Una agrupación en torno a un espacio libre de programa pero lleno de posibilidades de uso. Un espacio distribuidor desde donde se observan a través de un tamiz informacional, las múltiples actividades que tienen que sucederse para que el vino llegue a nuestras mesas.
5. Este espacio adquiere así una densidad que lo capacita para explicar a los visitantes y comerciales externos los procesos técnicos y afectivos ligados a la cultura del vino. Este espacio se asoma a la calle e introduce la luz desde sus dos extremos.

6. ¿Cómo puede aparecer aquí una referencia efectiva a la ecología, al medio ambiente? 

7. La fachada se apropia del árbol que encuentra delante referenciando sus tatuajes a lo orgánico y quebrado de las formas vegetales. De esta manera, el viaje que va desde el árbol a la fachada y desde la fachada al árbol nos obliga a reflexionar sobre la doble condición natural-artificial del vino, reflexión que nos devuelve al punto tres de este escrito, y así sucesivamente...

8. ¡Salud!